La Cátedra Taurina: El Escenario

Marketing Taurino

 

El Escenario

 

Ya hace unas cuantas décadas que se inauguraron las primeras plazas de toros modernas o multiuso. Zaragoza (1988) fue la primera que instaló una pantalla y ‘boina móvil’ que se  abre o cierra en función de la meteorología que se espera cada tarde. Aunque el primer escenario completamente cerrado, creo que fue el de La Coruña (1991), al que siguieron los correspondientes a Vista Alegre (2000),  Leganés (1996), Logroño (2001), Aranda de Duero (2005), Morazarzal (2005), Vitoria (2006),  Illescas (2007), Arnedo (2010)… Sin olvidarnos de ‘El Txofre’ donostiarra (1998), donde  todos los munícipes, unos por convencimiento, y otros por dejadez, han permitido que haya permanecido inactivo la temporada pasado para impedir “el maltrato de animales…”

 

Es evidente que casi todos los escenarios taurinos necesitan modernizarse. No tiene sentido contar con decenas de ruedos para que solo se utilicen unos pocos días del año. Además, se han quedado arcaicos, son incomodos, y se encuentran alejados de las necesidades del espectador del siglo XXI. Por no señalar que, en la mayoría de los casos, su mantenimiento deja mucho que desear. ¡Que alejados están de los estadios de fútbol¡

 

Sin embargo, cuando se inauguraron los novísimos taurodromos, antes reseñados, los aficionados de pie pensaron que la programación taurina se prolongaría a los meses invernales. Por desgracia, fuera de las ferias, sigue brillando por su ausencia en todos ellos sin excepción, incluida la correspondiente al circo de Carabanchel. No se ha incrementado la actividad taurina en lo más mínimo; tal vez, por la ausencia de un plan estratégico al respecto.

 

Solo por poner un ejemplo representativo de lo cutre que es la puesta en escena de los espectáculos taurinos actuales; es difícil de entender como en el 99,99% de las plazas de toros, incluida Las Ventas, nos parezca normal que el anuncio de los pesos de los toros de Lidia, se realicen con una  tablilla de madera que un empleado gira desde el tercio ¿Se imaginan el  Estadio Bernabéu informando de los cambios de los jugadores con una herramienta similar?

 

La puesta en escena y promoción de los festejos taurinos debe cambiar de manera radical. No podemos seguir instalados en el siglo XIX. Hay que cambiar, de arriba abajo y de abajo arriba, todos los elementos que intervienen en las funciones taurinas; comenzando por la información (se debieran poner pantallas electrónicas en los tendidos que informes de los toreros y cuadrillas que actúan, características de los toros, concesión de trofeos…), la música (que no se puede seguir ciñendo a los tradicionales pasodobles), los vestidos de torear (hay que innovar con la ayuda de nuevos diseñadores), las combinaciones de toros y toreros (con funcione mixtas; en las que intervenga, al menos, un novillero, recortadores, actuaciones musicales…), el marketing promocional (internet, salvo excepciones puntuales, es una herramienta inexplorada en el marketing taurino)… Solo queda renovarse o ser testigo de la desaparición de la fiesta.

Comments are closed.