La Cátedra Taurina: Pricing taurino (2)

La Cátedra Taurina

 

Pricing taurino

 

Cuentan los expertos que la correcta implantación de los programas y aplicaciones especializadas de Pricing generan per se alrededor de un 8% de mas ingresos con la misma demanda.

 

Esta técnica de gestión, que como ya se ha escrito con anterioridad, fija de manera automática los precios exactos que se debieran aplicar a los distintos tipos boletos que se ponen a la venta. Y, lo hace, teniendo en cuenta el numero de espectadores, que recibió el coso el año anterior en determinadas fechas comparables-o en festejos previos-, la ocupación de los distintos tipos de asientos; así como el precio medio de todos ellos. Es decir, los programas informáticos tienen en cuenta la demanda exacta de cada tipo de localidad, de acuerdo con su precio exacto, la ocupación conseguida en festejos anteriores, y la anterioridad con la que se adquirieron.

 

Es decir, los precios de las entradas no serían nunca los mismos para todos los festejos. Al contrario, siempre serían variables, en función del día de la semana, la ocupación y precios medios que se ha conseguido en fechas anteriores. A mayor numero de datos históricos el pronostico de Pricing será más real.

 

Los precios de las entradas no serian nunca los mismos para cada uno de los días de una feria. Al contrario, sí lo días de la semana de mayor asistencia de espectadores fueran los miércoles, y los de menor concurrencia los domingos, los precios de los mismos tipos de asientos, serian diferentes. Serían mas caros los correspondientes a los días de mayor demanda, y a la inversa.

 

Es igual de evidente, que las aplicaciones informáticas debieran tener en cuenta sí se adquiera un único boleto o un numero significativo de ellos, bien para un solo festejo o para varios. En este sentido, las peñas y clubes taurinos, y otros colectivos de aficionados o intermediarios, cuando adquiriesen varias entradas o abonos, les aplicarían unos precios más bajos que los que satisfacen los espectadores que adquieren un único abono o entrada.

 

De igual manera, los precios de los boletos no debieran ser los mismos sí la compra se realiza con 30-60-90-120-180 días de antelación. A mayor antelación de la compra, los billetes debieran ser mas baratos. Y, por supuesto, un sistema moderno de gestión, debiera permitir la devolución de los boletos de acuerdo con distintos criterios previamente fijados. Al menos, se debieran contar con dos tipos de tarifas, en función de que se cuente con la posibilidad de devolverse o no. De manera complementaria, se debieran realizar promociones, especialmente, con los tipos de entradas menos populares: en la línea de adquiera dos y le regalamos una más; o compre dos y le regalamos la tercera, etc.

 

Antonio Fernández Casado

www.editorialacatedra.com

 

 

 

 

Comments are closed.