La Cátedra hotelera. Robinson Club

La Cátedra hotelera

 

Robinson Club

 

El Club Robinson es un autentico desconocido entre los turistas de origen español. Y no es extraño, pues es la oferta de hoteles vacacionales exclusiva correspondientes al grupo turístico Tui. Por exponerlo más gráficamente, es el hermano rico de Riu Hotels & Resorts. Y, mucho más notoriamente que en los hoteles mallorquines, la presencia de clientes de nacionalidad alemana es casi absoluta. Por supuesto, en los establecimientos de esta marca es difícil que encuentren acomodo muchos turistas de nacionalidad inglesa o española.

 

Por supuesto, los Robinson Club está presente en los principales destinos internacionales; y de manera, especial en aquellos a los que vuelan los aviones del propio grupo turístico alemán: TuyFly. Su oferta de servicios se complementa con una amplia oferta de actividades deportivas y de ocio. Evidentemente, las residencias hoteleras de este Club están presentes en las islas Canarias, Islas Baleares, y principales destinos del sur de España y Portugal.

 

Sea para disfrutar de dos o tres días de asueto, o para varias semanas de vacaciones, debemos tener claro que la oferta de horarios servicios que vamos a encontrar en estos clubes vacacionales está dirigida a sus usuarios mayoritarios: los ciudadanos alemanes, incluida su oferta gastronómica y los horarios de los distintos servicios. Amen de que muchos de sus empleados no hablan castellano- incluso en los hoteles radicados en territorio hispano-; quienes, a veces, tampoco cuentan con demasiada experiencia profesional. Los clientes españoles no han sido nunca el objetivo de los Robinson, aunque a consecuencia de la crisis económica, últimamente, se puede encontrar a algunos despistados. Además los precios de estas hospederías no son baratos. En cualquier caso, el régimen de estancia es el clásico “Todo Incluido”.

 

Estos clubes hoteleros, en general, están pensados para que sus usuarios no tengan que salir de sus recintos mientras se permanecen allí alojados. Pues, normalmente, cuentan con todo tipo de instalaciones deportivas, campo de golf incluido, dentro de sus recinto, o en las cercanías. Sí se acude con niños que no hablen alemán, es difícil que se puedan relacionar con otros chavales de su misma edad, con lo cual las numerosas actividades lúdicas que les ofrecen los Robison no les servirán de mucho, salvo que se quiera aprovechar la estancia para realizar una cursillo de inmersión lingüística al alemán. La oferta de actividades nocturnas, en general, impiden conciliar el sueño antes de las 12 de la noche.

 

Antonio Fernández Casado

www.editorialacatedra.com

domingo, 6 de julio de 2014

Comments are closed.