Editorial La Cátedra Hotelera. The Raleigh Hotel by Tommy Hilfiger

 The Raleigh Hotel by Tommy Hilfiger

Miami Beach

 Siguiendo con la presentación de hoteles de marcas de gran prestigio relacionadas con el mundo de moda de alta gama; a finales de 2014, el diseñador Tommy Hilfiger finalizó el proceso de adquisición de un prestigioso hotel en Miami: The Raleigh (Collins Avenue de Miami South Beach) a cambio de cerca 57 millones de dolares, según la información publicada por el diario local, ‘South Florida Business Journal’.

The Raleigh es un tesoro en si mismo, de un gran estilo y tradición. El diseño de sus instalaciones se remonta a los años cuarenta del siglo pasado. Su rica historia y arquitectura son dos de los elementos básicos sobre los que asienta la inmediata renovación de las instalaciones este clásico establecimiento de tan solo 80 habitaciones diseñadas por el arquitecto L. Murray Dixon, famoso por firmar los planos de otros proyectos hoteleros y residencias privadas en Miami, todas ellas de inspiración Art Deco, la cual sigue predominando en el interiorismo de The Raleigh. La oferta de servicios se complementa con una Piscina, un Spa, un Martini Bar y un Restaurante. El hotel se encuentra magníficamente emplazado en Miami South Beach, a escasa distancia de la playa, en la que cuenta con sus propias hamacas y servicios de personal.

En estos momentos, el propio Hilfiger se encuentra rediseñando cada uno de los rincones del hotel, desde la decoración de las habitaciones al restaurante y resto de la instalaciones públicas.

Al mismo tiempo, el empresario de la moda pretende expandir la marca The Raleigh a otros destinos turísticos en el área de Los Ángeles. El Grupo Raleigh, en estos momentos propiedad de Thomas Hilfiger, pretende promover una cadena de hoteles de lujo con el objeto de convertirlos en destinos en si mismo. Una especie de clubes privados, especializados en acoger a personajes famosos, en los que se puedan relajar sin estar pendientes de llamadas de teléfono ni de los clics de las cámaras fotográficas, según ha declarado el propio diseñador.

No obstante, hay quien asegura que el hotel sigue pareciendo muy antiguo, a pesar del proceso de modernización en que se halla inmerso, la cual todavía no ha alcanzado a los ascensores que parecen un poco tenebrosos. Lo que no impide que sus habitaciones sean amplias, especialmente las que miran sobre la piscina que son las mejores. El desayuno es muy correcto. Las mayores quejas que el hotel recibe en las redes sociales están relacionadas con el precio del parquin, en el que cobran 39 dolares la noche…

¿Cual será la siguiente marca de moda de lujo será en prestar su nombre en el mundo de los hoteles, tras Versace, Bulgari, Louis Vuitton, Armani, Thommy Hilfiger…?

 

Antonio Fernández Casado

Editorial La Cátedra Hotelera

18 de abril, 2115

Comments are closed.